Riikka Pelo

Copyright 1996-2013 Clarín.comRiikka Pelo - Copyright. Clarín.com

La escritora Riikka Pelo pertenece al grupo de jóvenes narradores finlandeses y nos cuenta en esta entrevista, acerca de la experiencia en su país con esta profesión. Ha visitado la Argentina y Chile durante el año 2015 para presentar la traducción al castellano de su novela La Portadora del Cielo, premiada en Finlandia.

 

¿Cómo es la vida de un escritor/a en Finlandia?

 

La vida de un escritor en Finlandia depende un poco de cada uno. Tiene diferentes aspectos. Algunos trabajan en distintos rubros también, ya que muy pocos pueden vivir de sus publicaciones solamente. Sin embargo, se pueden conseguir subsidios que permiten una dedicación mayor a los artistas en general. Personalmente yo uní a mi trabajo de escritora de novelas, la de escribir guiones de cine y me dediqué también a la enseñanza. Trabajo como editora y continúo con mi investigación para doctorarme. En la vida hay que tratar de equilibrar diferentes roles. Actualmente puedo focalizarme más en escribir literatura, y guiones de radio.

 

¿Qué condiciones se deben cumplir para poder publicar un libro en Finlandia?

 

Creo firmemente que uno se vuelve escritor confiando en su obra y trabajando con determinación para lograr aquello que quiere transmitir. Hay que pulir y aclarar el texto hasta que esté listo. Es necesario convencer al editor y encontrar una editorial, que crea y confíe en el escrito y en el escritor. La literatura finlandesa es en la actualidad rica y polifacética. A pesar de que este trabajo artístico conlleva mucha preocupación siempre, considero que hay espacio para escritores con diferentes estilos y modalidades. Se respetan las voces diversas.

 

¿Cómo surgió la idea en vos de La Portadora del Cielo?

 la portadora del cieloLa Portadora del Cielo, nació de muchas y diferentes raíces. Al principio me inspiré en las historias infantiles que me contaba una amiga que había sido criada por sus abuelos porque no tenía padres. En especial sobre una nena que, metafóricamente hablando, caminaba en los zapatos grandes de su mamá, es decir, que tenía que ocupar roles que no eran para una niña. Y además ella tenía su lenguaje propio. El universo religioso se constituyó más tardíamente. Pero este se convirtió en la columna vertebral del relato que lo hizo pasar de un cuento a la extensión de una novela. Me interesaba investigar el encuentro entre la visión infantil de una niña libre, creativa, con la estructura religiosa dogmática de los adultos que la rodeaban. Una parte del paisaje que se relata en el libro se remonta al lugar donde viví cuando era niña, la ciudad de Salo. Sin embargo no es un relato sobre mi vida.

 

¿Cuál es tu perspectiva sobre la fe y las religiones en Finlandia y en el mundo?

 

Finlandia ya desde hace mucho tiempo es un país secular en relación a la espiritualidad. Pero los valores que trae la religión se han mantenido en la política, aunque no siempre se materializan en acciones concretas como el amor al prójimo, la solidaridad, etc. Parece también que la iglesia1 como institución se anima a defender los valores que respeten la dignidad humana, en estos tiempos de duros ajustes económicos. Fue interesante escuchar por la radio hace unos días, después del anuncio de medidas económicas no muy beneficiosas para el pueblo, la lectura de un pasaje del Libro bíblico de Esaías que hacía una crítica muy fuerte y completamente actual hacia los dirigentes que gobiernan el mundo.

 

Se ha hablado desde hace tiempo ya en Finlandia sobre el uso de la violencia y el poder en el seno de las religiones existentes, más allá del escándalo de los atentados ocurridos en París. Se intenta de algún modo influir para crear espacios donde se respeten la dignidad los niños y las mujeres dentro de religiones dogmáticas como el Lestadionismo, una rama muy estricta del protestantismo luterano, religión dentro de la cual vive la niña de mi novela.

 

Por un lado la religión está actualmente muy politizada, aunque pienso que siempre ha sido un poco así; por otro lado las acciones de ISIS no tienen nada que ver con verdades religiosas. En los fundamentalismos religiosos la cuestión es el uso de la fuerza con personas frágiles y vulnerables, aprovechándose de ellas. Miro la escalada de violencia a través de las oposiciones religiosas con gran preocupación.

 

¿ Ya tenés proyectado un próximo libro?

 

Después de La Portadora del Cielo he publicado en el 2013 la novela Nuestra vida cotidiana. Trabajé con esta obra unos seis años completos. Esta narración cuenta acerca de una escritora rusa Marian Tsvetajevasta y su hija Alja en los comienzos del siglo pasado en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y en Europa, en los márgenes y en el centro de los totalitarismos existentes. La novela obtuvo en Finlandia el premio anual literario en el 2013, y esto causó que sus personajes vivieran conmigo casi durante dos años después de terminado el libro. Ahora, finalmente, Alja y Marian me han dejado libre y estoy trabajando en dos novelas completamente diferentes. Una de ellas tiene un tema y un contexto histórico, y en la otra construyo una alegoría completamente personal sobre el mundo. Veremos cuál se termina primero y si vuelvo a tardar tanto tiempo como con la anterior.

 

¿Conocés algunos escritores latinoamericanos y tenés preferencia por alguien? Y ¿quién o quiénes son tus escritores finlandeses preferidos?

 

He leído mucha literatura latinoamericana, aunque no sé hablar castellano ni portugués. En especial me cautivó la escritora brasileña Clarice Lispector 2 y sus textos Cerca del corazón salvaje, Pasión, La hora de la estrella y Agua viva, entre otros. Me interesa su descripción intimista y me envuelve el lenguaje vívido y su libertad de estilo. Julio Cortázar y Jorge Luis Borges, me han entusiasmado mucho ya antes de mi viaje a Argentina. Pero hoy ese mundo de ensoñación de Cortázar se me ha abierto como algo asible y envolvente. Por suerte han aparecido en Finlandia nuevas traducciones después de mucho tiempo. Igualmente traducciones de Lispector. Juan Rulfo y Reinaldo Arenas han sido preferidos míos ya mucho antes de mi viaje. Carlos Fuentes y su libro Aura, me ha atrapado mucho, así como también Silvina Ocampo, Roberto Bolano y Cesar Aira. En Alemania regresando de Sudamérica ocurrió algo original: en la Conferencia de Escritores me encontré con la escritora María Cecilia Barbetta, cuyo interesante libro Los Milagros, para sorpresa de nosotras dos ya estaba traducido al finlandés.

 

Con respecto a los escritores finlandeses, los que han sido importantes para mí son,

 

Aino Kallas, Edith Södergran, Marja-Liisa Vartio, Eeva-Liisa Manner, Mariaana Jäntti, Leena Krohn, Monica Fagerholm. De mis colegas actuales me gustan especialmente Saila Susiluoto, Erica Tavi y las poesías de Kaisa Ijäs. Las novelas de Laura Lindsted y Katja Kettu son increíbles, con temas y estilos muy personales. Como ya lo había mencionado, la literatura finlandesa está viviendo un momento de mucha riqueza y fuerza.

 

¿Quisieras contarnos algo más? Por ejemplo ¿qué te pareció el viaje a Latinoamérica?

 

Estoy muy feliz de haber podido viajar a Chile y a Argentina, y especialmente me hizo muy feliz darme cuenta de que diez años después de haber escrito mi novela La Portadora del Cielo esta obra haya resucitado y que haya sido leída y comprendida en tan diversos niveles de profundidad y tan vívidamente. En ese sentido debo agradecer a la traductora Luisa Ruiz Gutiérrez y a la Editorial Fiordo, que confiaron en su originalidad. El libro tiene vida propia.

 

Después de esta primera vez, mi deseo es regresar a Latinoamérica nuevamente, porque he podido ver muy poco de sus hermosos paisajes y su variedad cultural y tengo sed de ver y experimentar mucho más.

 

Revista Fennia de Intercambio Cultural entre Argentina y Finlandia le agradece a Riikka Pelo por la interesante entrevista.

 

1 La iglesia más extendida en Finlandia es la Protestante Luterana.

 

2 Clarice Lispector R.M (Ucrania, 10 de diciembre de 1920 – Río de Janeiro, 9 de diciembre de 1977) fue una escritora brasileña de origen judío. Es considerada una de las más importantes escritoras brasileñas del siglo XX. Pertenece a la tercera fase del modernismo, el de la Generación del 45 brasileña.