Entrevista a la escritora y dramaturga finlandesa: Saara Turunen

Saara Turunen es una joven escritora y dramaturga finlandesa quien, convocada por la tercera edición del Festival de Dramaturgia que tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires entre el 3 y el 17 de junio, participó con su obra teatral “El fantasma de la normalidad”. La puesta en escena en el Centro Cultural San Martín fue dirigida, en esta ocasión, por Sebastián Kalt.

Sus obras han sido traducidas a varias idiomas.

 

¿Cómo surgió tu decisión de dedicarte al arte tanto como novelista y como dramaturga?

Supe desde que era una niña que deseaba hacer un trabajo creativo, trabajar con el arte. Cursé mis estudios secundarios en una escuela con orientación artística y tuve allí una excelente profesora de escritura literaria. Durante ese tiempo comprendí que prefería escribir a actuar. Más tarde estudié en la Escuela Superior de Arte Dramático dirección de obra y dramaturgia y creo que a través de la educación recibida se afianzó en mí la idea de hacer teatro. Comencé a escribir libros más tarde, pero estoy contenta que en este momento puedo hacer ambas cosas, tanto teatro como escribir prosa.

 

¿Es fácil progresar en las carreras artísticas en Finlandia?

Considero que en Finlandia la escuela es la llave que abre las puertas para el trabajo artístico. Es muy difícil entrar en una Escuela de Arte, pero pienso que cuando has conseguido entrar en una de ellas, comienzan a presentarse muchas oportunidades ya que Finlandia es un país relativamente pequeño y en el mundo del arte todas las personas se conocen. Una vez que me recibí trabajé en otros países como España y Alemania, entre otros. Comparado con esos países, en Finlandia trabajar en arte es más fácil. Tenemos entre otras cosas becas y ayuda económica, que nos permite concentrarnos en nuestro trabajo artístico.

 

Te has basado en “El fantasma de la libertad” de Buñuel para tu obra “El fantasma de la normalidad”, ¿qué diferencias y similitudes hay entre ellas?

Me inspiró especialmente la estructura de la película de Buñuel. O sea, el título, donde se menciona un tema tan importante como la libertad y después se ven escenas sueltas que se relacionan de alguna manera con el tema señalado. Cuando empecé a escribir “El fantasma de la normalidad” sabía que quería hablar sobre lo común. Le di por eso a mi obra un título similar y a partir de él me puse a escribir las escenas. El parecido con la película de Buñuel se basa más en el título y la estructura que en el contenido.

 

Ser o no ser “normal” es una pregunta filosófica ¿qué es para vos ser normal? ¿Hay que educar a los niños para ser normales o para ser libres? ¿Por qué?

Creo que la normalidad no existe. La normalidad depende de qué o quien la determine. Nosotros todos tenemos nuestra propia normalidad. Por eso pienso que la normalidad es como un espejismo que desaparece cuando las personas creen que lo están alcanzando. Debemos permitir que la vida aparezca en todas sus formas y colores.

 

Otro tema interesante que muestras es la belleza ¿qué aspectos de la vida te parecen bellos?

 

Buena pregunta pero ¡difícil de responder! Frecuentemente se piensa que la belleza se relaciona de algún modo con la armonía. Pienso, sin embargo, que se puede encontrar belleza en casi todas partes, también en el costado oscuro de la vida, en las dificultades y en lo miserable.

 

El humor está en tus obras ¿sos una persona alegre?

No sé si como persona soy especialmente alegre. En mi trabajo artístico considero que la presencia de algún tipo de ligereza o ironía es importante. Me siento afortunada cuando algún lector o espectador dice que se ha reído o divertido a causa de mi obra. Creo que las cuestiones difíciles son más fácilmente recibidas a través de la risa.

 

Has hecho una carrera muy importante, exitosa y premiada siendo muy joven ¿consideras que has tenido suerte y/o que has trabajado mucho para lograrlo?

Siempre he trabajado mucho para cada una de mis obras. El trabajo artístico es mi modo de vida. En verdad no sabría cómo vivir de otra manera. Estoy, por supuesto, contenta de que alguien más haya descubierto mi trabajo y lo haya encontrado significativo. Al mismo tiempo no sé qué significa el éxito en la vida del artista. Claro que es agradable obtener un reconocimiento pero, cada vez que comienzo un nuevo trabajo lo empiezo de cero. En otras palabras, el éxito no ayuda al trabajo del artista. En ese sentido el propio trabajo siempre es el mismo.

 

¿Es la primera vez que viniste a la Argentina?¿Cómo te recibió el público y qué te ha gustado de aquí?

Este fue mi primer viaje a Argentina. Buenos Aires me pareció cautivante. Todas las noches fui al teatro. Tomé parte también del Festival de Poesía y visité la librería Ateneo. Observé que tanto la cultura como el arte son muy valorados. Yo ya sabía que Argentina tenía una oferta teatral de gran nivel y directores muy interesantes. Por esa razón estoy muy contenta de que “El fantasma de la normalidad” se haya mostrado justamente en Buenos Aires. La puesta en escena estuvo muy buena también, fue diferente a la versión finlandesa pero encantadora y divertida.

Me quedó la impresión de que vi solamente una parte de la ciudad. Me agradó mucho su arquitectura y percibí un sentimiento especial de antigüedad y nostalgia que parecían flotar sobre la ciudad.

La manera en que se habla el español en Argentina es muy atractiva. Deseo definitivamente regresar alguna vez.

 

¿Dónde has aprendido el castellano tan bien?

Estudié un año y medio en Barcelona en la Escuela de Teatro. A partir de ese periodo esa ciudad se convirtió en mi segundo hogar en el sur de Europa. Viajo seguido allí y estoy en contacto con las personas que conozco. Mis obras se han representado en España donde yo misma he dirigido algunas. Estoy muy interesada en la cultura y el idioma español, por eso trato de practicar la lengua aún cuando estoy en Finlandia.

 

¿Bailás tango?

Lo siento, pero no. No soy demasiado buena para el baile. Sin embargo me gusta el tango argentino, es verdaderamente bello y melancólico, conjuntamente. Tal vez, si vuelvo nuevamente a Buenos Aires ¡probaré bailar!

 

Revista Fennia agradece la entrevista otorgada.

 

El fantasma de la normalidad

de Saara turunen – dirigida por Sebastián Kalt-.

Puede verse en el Centro Cultural San Martín.

horarios

miércoles y jueves, del 21 al 28 de junio, 20 h

sala Alberdi