Sofi Oksanen: Purga

Charlando sobre posibles contenidos de la revista Fennia en su nueva versión en Internet, se me ocurrió sugerir que, al igual que hay autores actuales suecos traducidos a varios idiomas como Henning Mankell del cual llevo leídos varios libros con mucho entusiasmo, tal vez haya alguno finlandés. Pensaba, siempre en tercera persona, que sería bueno darlo a conocer a los lectores de la revista. Así fue como, siguiendo el viejo principio de que ‘el que tiene la idea que la realice’, me encuentro aquí inaugurando un nuevo espacio y escribiendo sobre Sofi Oksanen después de haber leído de un solo tirón su novela ‘Purga’ en su edición en castellano de Editorial Sudamericana.


La autora

Sofi Oksanen (Jyväskylä, 7 de enero de 1977) escritora finlandesa.
Nació en el centro del país. Su padre era un electricista finlandés y su madre una ingeniera estonia que llegó a Finlandia en los años 1970.
Oksanen estudió literatura en las universidades de Jyväskylä y Helsinki y más tarde arte dramático en el Teatro Academia de Helsinki. Oksanen es muy activa en debates y columnas de opinión, se identifica como bisexual y reconoce haber sufrido trastornos alimentarios.
Sofi llegó a ser muy conocida gracias a su primera novela Stalinin lehmät (“Las vacas de Stalin”) (2003), que versa sobre trastornos alimentarios y las mujeres estonias inmigradas a Finlandia, y estuvo nominada para los Premios Runeberg.
Dos años más tarde, publicó Baby Jane (2005)7 una novela sobre desórdenes de ansiedad y violencia en las parejas de lesbianas.
Su primera obra de teatro se estrenó en el Teatro Nacional de Finlandia en 2007, Puhdistus (Purga) que recibió Premio de Literatura del Consejo Nórdico.
En 2010 publica Purga (publicada en 41 países y traducida a 25 idiomas) novela premiada internacionalmente con: el Premio de Literatura del Consejo Nórdico, el Premio Femina de literatura extranjera, el Mika Waltari, el Runeberg, el Premio Europeo a la mejor Novela del Año.

 

Purga

Fue escrita primero como obra de teatro y 3 años después, Oksanen enriqueció los personajes hasta convertirla en una novela.
En una despoblada zona rural de Estonia, en 1992, recuperada la independencia de la pequeña república báltica, Aliide Truu, una anciana que malvive sola junto al bosque, encuentra en su jardín a una joven desconocida, exhausta y desorientada. Se trata de Zara, una veinteañera rusa, víctima del tráfico de mujeres, que ha logrado escapar de sus captores y ha acudido a la casa de Aliide en busca de una ayuda que necesita desesperadamente. A medida que Aliide supera la desconfianza inicial, y se establece un frágil vínculo entre las dos mujeres, emerge un complejo drama de viejas rivalidades y deslealtades que han arruinado la vida de una familia.Narrada en capítulos cortos que alternan presente y pasado a un ritmo subyugante, la revelación gradual de la historia de ambos personajes mantiene en vilo al lector hasta la última página.
Con meticuloso realismo, Oksanen traza los efectos devastadores del miedo y la humillación, pero también la inagotable capacidad humana para la supervivencia. Una novela de múltiples lecturas y matices, que por su originalidad y su maestría nos asombra y sobrecoge.
Oksanen emplea un sencillo amor no correspondido para mostrar una historia de silencios, traiciones, un país y una familia destruidos por la lógica implacable de la guerra y sus consecuencias posteriores en la memoria de sus participantes. Actuando desde sus convicciones más profundas los personajes cometen atrocidades o son víctimas de ellas. La purga de que nos habla es mucho más que la política, es una limpieza interior necesaria después de lo vivido por los personajes. El valor universal de la obra se debe a que trasciende el localismo del conflicto descripto, para hablarnos de una situación común a todos los sobrevivientes de guerras y totalitarismos del signo y la época que sean.
Espero que la disfruten.

EL OBSERVADOR