Reflexiones sobre fútbol y algo más, con el periodista finlandés Rauli Virtanen

Rauli Virtanen en Buenos Aires durante el Mundial 1978

Rauli Virtanen es periodista, productor y conductor de programas televisivos. Ha sido corresponsal de noticias de Uusi Suomi, Apu-lehti en distintos países,  y director del diario Noticias de Nueva York, entre otros trabajos periodísticos.

 

«Argentina ha tenido un gran desarrollo como país desde mi primera visita aquí en septiembre del 1973. En aquel entonces estuve en el inolvidable y extasiado festejo frente la Casa Rosada cuando Juan Perón regresó al país y gritó desde el balcón con su voz afónica ´¡compañeros´!.
Hoy en día los peronistas siguen en el poder. Mi concepción es que el peronismo de alguna manera ha impedido o desacelerado el tipo de desarrollo partidario que tenemos, por ejemplo, en Europa. El peronismo se parece más a un movimiento que a un partido. En Finlandia tenemos partidos fuertes como: Kokoomus, Keskusta, SDP, La Unión de Izquierda, etc. Tal vez podemos decir que un partido denominado Los Finlandeses Auténticos tiene más características de un movimiento que de un partido.
Otro factor que ha desacelerado el desarrollo del sistema político en Argentina es el ejército. Estuve en el país varias veces durante las dictaduras militares y la Guerra Sucia y las viví como épocas deprimentes y alarmantes.
Es de destacar que cuando Argentina salió campeón en el mundial del 1978, el gobierno militar no recibió mucha gloria por eso ni se hizo más popular en los ojos del pueblo. En cambio la victoria liderada por Maradona en 1986 en México, fue mucho más importante e impactante para el pueblo.
Ha sido maravilloso ver a la Argentina luchando en la final del 2014. Yo esperaba que ganaran, o sino otro equipo sudamericano. Argentina tenía todas las posibilidades para ganar, tiene jugadores asombrosos como Mascherano, Messi, Romero, Di María y el espectacular técnico Sabella, cuya actitud humilde me gusta.

El periodista finlandés Rauli Virtanen (izq.) con uno de los mejores futbolistas finlandeses Jari Litmanen (centro) y el hijo de Rauli, Pepe Virtanen(der), en Río durante el Mundial 2014.

El periodista finlandés Rauli Virtanen (izq.) con uno de los mejores futbolistas finlandeses Jari Litmanen (centro) y el hijo de Rauli, Pepe Virtanen(der), en Río durante el Mundial 2014.

Es una pena que un grupo de barra bravas haya arruinado la fiesta hermosa en el Obelisco después del partido. Tanto en Argentina como en Brasil, y en otros países latinoamericanos, la desigualdad sigue siendo, desgraciadamente, un problema grave, dividiendo la sociedad en ricos y pobres. Los sistemas económicos actuales no parecen tener la capacidad de resolver estos problemas, tampoco el partido obrero de izquierda en Brasil lo ha podido lograr, con las gestiones de Lula y Dilma. Hacen falta reformas radicales para disminuir el descontento de la gente.
Siempre he querido a la Argentina, por su gente amable, los boulevares anchos de Buenos Aires, las callecitas angostas de San Telmo, los mejores bifes del mundo, los cafés, el tango, los puestos de diarios, el ambiente en su totalidad.”  Nos contó Rauli Virtanen.

 

Fennia le realizó después las siguientes preguntas:

 

1. Cuando decís que los partidos políticos en la Argentina no se han podido desarrollar debido al peronismo ¿a qué te referís más precisamente?

Me refiero al poco desarrollo del sistema político después de la Segunda Guerra Mundial hasta los gobiernos militares. En aquel entonces el peronismo, que lo abarcaba todo, era más bien un movimiento que un partido político definido, y bajo su sombra era difícil que se formaran partidos tales como los existen actualmente en Europa.

 

2. ¿Qué similitud le encontrás al partido político denominado Los Finlandeses auténticos con el peronismo en nuestro país?

El apoyo que reciben tanto el peronismo como Los finlandeses auténticos de la gente, va más allá de los límites partidarios ideológicos tradicionales porque tienen un fuerte tono populista, tal vez también por su perfil de partidos de protesta. En eso se parecen ambos.

 

3. ¿Cómo ves la situación de la desigualdad social ahora frente a la del año 1973 en la Argentina?

El enriquecimiento en general aumenta la desigualdad en todos los países, también en Argentina, a pesar de que la clase media tal vez se beneficie con eso. Las barrios marginales pobres, de la Argentina son desolados; y uno se enfrenta con la pobreza en las calles de Buenos Aires también. Siempre recuerdo cómo en el colegio se contaba que en la época de la Primera y Segunda guerras mundiales, Argentina era el granero del mundo y uno de los países más prósperos de esa época.

 

4. ¿Y de la violencia y la inseguridad qué pensás?

La violencia y la inseguridad han aumentado notablemente, me lo dice la gente y lo percibo al caminar por la noche en San Telmo, por ejemplo, aunque personalmente no me ha pasado nada malo. También el problema de las drogas es llamativo.

 

5. El fútbol ¿te parece que puede servir para mejorar la realidad en el mundo o solamente es una distracción que tapa otras realidades?

Se dan ambas cosas. El nacionalismo fanático que el fútbol levanta no está bueno, como tampoco el racismo que se presenta en la cancha. Sin embargo, el fútbol une a las personas y naciones por doquier ya que tanto los ricos como los pobres lo juegan. Los países que organizan mundiales y otros eventos, como los Juegos Olímpicos, podrán a menudo distraer la atención de temas negativos. Un buen ejemplo de esto último son los Juegos Olímpicos de Putin.