Periodismo entre Finlandia y Latinoamérica, entrevista a Johanna Pohjola

Johanna Pohjola trabaja como periodista para la televisión finlandesa, Yle, en Latinoamérica. Desde este año, 2020, vive en Uruguay pero su gestión abarca todo el continente. Anteriormente ha sido periodista en varios medios, principalmente diarios. Es antropóloga, hizo la maestría en antropología social y cultural en la universidad de Helsinki, Finlandia.

Johanna trabaja tanto para la televisión como la radio y las noticias online de Yle.

Como periodista ¿qué noticias les interesa más recibir en Finlandia?

De los países latinoamericanos, a los finlandeses les interesa mucho Brasil, porque es un país grande y conocido. Siempre y cuando la noticia o el hecho tenga algún vínculo con Finlandia, genera más interés allá. Esto pasa por ejemplo con la pastera que la empresa forestal UPM está construyendo en Uruguay. También personas y personajes interesantes, como inmigrantes finlandeses, llaman la atención. En general la gente común y corriente sabe poco sobre Latinoamérica, algo que me gustaría poder cambiar con mi trabajo aunque sea un poquito.

¿Cuál es tu mirada sobre Latinoamérica, según lo que has visto e investigado?

¡Latinoamérica me encanta! Siento que es mi otro hogar en el mundo: he vivido cuatro años en Argentina, uno en Bolivia y ahora casi un año en Uruguay. Me encanta la gente, su solidaridad y la costumbre de compartir, por ejemplo. Uruguay se parece a Finlandia en muchos aspectos, ya que es un país pequeño entre dos grandes, y también por la humildad y bajo perfil que observo en la gente. Los finlandeses son grandes tomadores de café y los uruguayos del mate. A ambos les interesa lo que en el exterior piensan sobre ellos.

Haciendo transmisión en vivo para Yle, la televisión finlandesa, a la una de la madrugada de la hora uruguaya en pleno invierno.

¿Con qué costumbres de Uruguay y Argentina te sentís más identificada y cuáles extrañás de Finlandia?

¡La costumbre de compartir el mate es el número uno para mí! Me encantan también las costumbres de saludar a los vecinos, tomar en cuenta a los demás y pasar tiempo en la calle. En mi barrio en Montevideo la gente suele llevar sillas afuera y sentarse ahí en la vereda a tomar mate. También me gustan las ferias y el asado como institución social y cultural, aunque soy vegetariana. De Finlandia extraño los lagos, los bosques y la frescura de la naturaleza.

¿Qué es lo que más te atrae de la gente argentina? ¿ Y de la uruguaya?

Admiro la capacidad intelectual y la rapidez mental de muchos argentinos en hablar y argumentar. También son muy solidarios en compartir comida y bebida. De los uruguayos, me gusta su tranquilidad y el amor por el campo. En los dos países, me encanta la pasión por el fútbol: es algo que uno todavía no puede vivir en Finlandia. Durante el mundial 2014, viajé a Argentina solamente para poder respirar la alegría del fútbol, y terminó siendo algo inolvidable, ya que entramos en la final después de 24 años con una selección increíble.

 ¿De los lugares que has recorrido cuáles quedaron en tu memoria como más lindos? ¿A cuáles volverías a ir?

En este continente, Bolivia fue el primer lugar donde viví y por eso el primer amor también. Hice un trabajo voluntario ahí con los pueblos indígenas hace mucho, cuando fui estudiante de antropología. Extraño especialmente los Andes, para mí son mágicos. Si tuviera que elegir entre el mar y la montaña, elegiría la montaña, aunque he aprendido a disfrutar del mar también. A Colombia también lo considero como un lugar mágico con mucha sabiduría.

¿Por qué elegiste esta parte del mundo para vivir?

Cuando era chica, dos lugares del mundo siempre me llamaban particularmente la atención, Japón y Sudamérica. Sabía que tenía que ir. Después de ya haber pasado mucho tiempo en este continente, cada vez me siento más en casa, cada vez hay más amigos queridos y cada vez termino volviendo acá. Ahora vine por el trabajo y quise vivir en Uruguay, porque siempre me ha gustado y porque tiene buenas conexiones a otros países.

¿Hiciste alguna reflexión sobre este virus mundial y las cuarentenas?

He trabajado muchísimo sobre el tema como periodista, escribiendo sobre la situación del coronavirus en varios países de Latinoamérica, desde Uruguay. Mi intención inicial fue viajar a varios países personalmente, pero no se ha podido por la pandemia y por las fronteras cerradas. Por suerte, en Uruguay el manejo de la pandemia ha sido excelente, y me siento incluso más segura acá que en Finlandia, porque el manejo en mi país natal lo encuentro un poco más flojo.

¿Nos contás sobre los libros que has escrito?

He escrito dos libros en finés. El primero es sobre el mate, y el título en español sería literalmente «El mate – La bebida de fuerza de Sudamérica» (2013). Es un libro de casi 200 páginas con muchas fotos para presentar el mate a los finlandeses. El segundo sale ahora a principios de octubre y es sobre el alcoholismo. Se llama «El padre en la botella – viaje a la mente y el mundo del alcohólico». Mi padre tenía esa enfermedad y después de su muerte, yo tenía un montón de preguntas. Pasé un mes en centros de rehabilitación de alcohólicos, viví con ellos y entrevisté a decenas de personas. El libro trata de responder a las preguntas e inquietudes que nosotros, los familiares de alcohólicos y adictos, solemos tener.

 

Gracias Johanna por la entrevista dada a Revista Fennia

FOTÓGRAFO:   Markko Hämäläinen