Nuevas generaciones de finlandeses en Argentina: conocemos a Elina Vuorila

Me siento muy cómoda en Argentina en general.

Elina llegó a Buenos Aires en marzo del 2010 para hacer un curso de profundización en la lengua castellana, como parte de un programa de intercambio entre la Universidad de Turku en Finlandia donde Estudió Comercio Exterior y la UADE (Universidad Argentina de la Empresa). Anteriormente ya había estado en universidades de distintos países, cursando algunas materias como parte de su formación académica. Es usual en la formación académica finlandesa estimular a los alumnos a cursar durante algunos cuatrimestres materias en otras universidades, en general en forma de intercambios por un cuatrimestre o dos, así fue que Elina estuvo en: Indonesia y Argentina y además hizo una pasantia en la India.

 

¿Por qué Argentina?

 

Porque cuando estaba estudiando en la Universidad de Turku, tuve un compañero cordobés del cual me hice amiga y me contaba sobre Argentina y en especial sobre Córdoba. Me mostró fotos de esa provincia y me encantaron. Así que cuando pude venir a hacer un curso de seis meses de intercambio aquí, no lo dudé. Viajé mucho por Argentina y acá en la Capital tomé clases de tango. Luego regresé a Finlandia a continuar mis estudios y cuando terminé me vine a la Argentina y en la Glorieta de Belgrano, bailando tango, conocí a mi novio Gonzalo con quien estoy comprometida. Juntos bailamos tango y cuando vamos a Finlandia damos clases de baile allá. Antes de venir acá, había hecho un viaje de un año por el mundo, estuve en diferentes intercambios en: Francia, Indonesia y Nueva Delhi. Luego, por turismo, conocí Malasia, Tailandia, México, Uruguay, Brasil, Guatemala, y Colombia. Pero Buenos Aires es un lugar donde me siento muy bien, entre otras cosas porque es muy variado.

 

¿Qué pensás de la gente argentina?

 

Me siento muy cómoda con los argentinos en general, tienen mucha libertad para expresar sus sentimientos y pensamientos. Además son muy alegres.

 

¿Y en qué trabajan actualmente?

 

Gonzalo, mi novio, es Ingeniero en Petróleo recibido en el ITBA, y trabaja como Investigador y también es Ayudante de Cátedra. Yo me recibí como Licenciada en Ciencias Económicas en la Universidad de Turku, y temporariamente doy clases de finlandés y yoga.

 

¿Qué extrañás de Finlandia?

 

El bosque, salir con baldes en verano a juntar frutos silvestres es una experiencia única. Casi todos los finlandeses tienen una casita de verano donde se vive muy en contacto con la naturaleza. En las vacaciones se hacen tareas rústicas allí, como hornear panes de centeno, o cortar leña para calentar el sauna. Por supuesto extraño a mi familia y a mis amigos.

 

Además de Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires ¿qué más conocés de Argentina?

 

Estuve en las Cataratas del Iguazú, en Salta, Jujuy y Tucumán. En esta última provincia anduve de mochilera por la selva, experiencia que me pareció algo excepcional. Conocí también Ushuaia, El Chaltén y el Glaciar Perito Moreno, así como también la Península Valdés. Todos lugares inolvidables.

 

¿Te molesta la inseguridad en nuestro país?

 

No, porque en toda gran ciudad la hay, pero depende de los círculos en los cuales te muevas así como también los cuidados que tomás, y de qué manera construís tu vida.

 

¿Cómo es en Finlandia el tema de la inseguridad?

 

Finlandia no tiene ciudades tan grandes, por un lado, pero por otro lado, hay todo un sistema gratuito de escolaridad que va desde los primeros años iniciales, la primaria y la secundaria, hasta la universidad. La salud es gratuita y de excelencia; por ejemplo, no necesitamos tener una “obra social” paga. Esto incluye a todos en el sistema y así se reduce la inseguridad. Es un país muy tranquilo y seguro en general. No hay vigilancia privada, de toda la seguridad se ocupa el Estado.

 

¿Cuál es el milagro de la “gratuidad” y su buen funcionamiento?

 

En realidad no es un milagro y las cosas no son gratuitas, pagamos estos beneficios con los impuestos. Además creo que tiene su fundamento en que en la sociedad y entre los finlandeses hay una cuestión muy particular, que es una confianza básica entre unos y otros. Es un acuerdo silencioso de confianza, difícil de explicar, pero siempre está. Y a partir de allí, de esa confianza, se puede seguir adelante, porque si siempre tenemos que dudar sea en la vida privada como en los negocios, o en otros ámbitos, algo está faltando, algo está mal. Por supuesto también hay algunas pocas excepciones.

 

¿Pero no será también que la gente respeta las leyes porque realmente se cumplen?

 

Claro que este es un factor decisivo también. Pero me parece que no podemos comparar un país que tiene 5.000.000 de habitantes con otro, como Argentina, que tiene 40.000.000 de habitantes. Este número hace que la organización sea mucho más complicada.

 

¿Y cómo se divierten los jóvenes en Finlandia?

 

Vamos a recitales, boliches o nos encuentros con amigos en las casas, ya que a veces nos resulta un poco caro salir. Existe la “previa” etkot, como acá. Durante el verano la calle es una fiesta gigante, por ejemplo en Turku al lado del río Aura el panorama en verano es bellísimo.

Las Fiestas de San Juan o el sol de medianoche son famosas y se hacen grandes fogatas a lo largo de todo el país.

 

 

FENNIA agradece a Elina por la entrevista.

 

Elina da clases grupales y particulares de finlandés en Buenos Aires y para los que no están en Buenos Aires dicta clases por Skype. Contacto: clasesdefinesbsas@gmail.com