Educación y algo más

Natalia Ceruti

Natalia Ceruti es Licenciada en Administración de Empresas, y Psicóloga especializada en Educación no Formal. Está muy vinculada con la educación finlandesa y su proyecto a futuro es fundar una Universidad en Buenos Aires, que incluirá los niveles de educación primaria y secundaria y cuyo fundamento será el modelo de educación finlandés.

Actualmente dicta seminarios en Finlandia y Argentina sobre temas educativos. Formó una empresa propia High Impact Learning que organiza talleres y cursos, entre otras actividades. Ha trabajado también en el proyecto “Un techo para mi país”. Siempre en el área de cómo facilitar procesos de aprendizaje enfocados a las áreas de emprendimientos y liderazgo. Desde su amplia experiencia, por un lado en el intercambio con las universidades finlandesas como profesora invitada, y por otro lado con los procesos de enseñanza y aprendizaje en ambos países, nos fue relatando sus experiencias.

 

 

¿Cómo comenzó tu vínculo con Finlandia?

 

 

Siendo profesora de Marketing en la UADE –Universidad argentina de la Empresa- di un seminario denominado “Leading the way to success in Latine América” en el año 2008. Allí conocí a Risto Korkiaho, Coordinador de Relaciones Internacionales del School of Business and Services Management de JAMK o Universidad de Ciencias Aplicadas de Jyväskylä, Finlandia, (Jyväskylän Ammatti Korkeakoulu). En el año 2009 fui invitada por esa Universidad a dar clases en Jyväskylä y Lahti, y tuve la oportunidad de conocer el Centro de Excelencia de Emprendedores o Tiimi Akatemia, y es allí donde me enamoré de cómo se enseña y se aprende a ser un emprendedor haciéndolo. No hay profesores, sino coordinadores coach, que a través de trabajos grupales, les dan ciertas herramientas a los alumnos, para que resuelvan problemas, investiguen y busquen información, para luego hacer puestas en común y dialogar sobre lo alcanzado. En cuatro años se reciben de Licenciados en Administración de Empresas, y entran a trabajar con gran capacidad creativa y ejecutiva. Parece que han redescubierto que el diálogo socrático debe ser el fundamento de toda educación.

Ahora se está comenzando a aplicar acá en Argentina.

¿Podés contarnos cómo y dónde se implementa el tipo de educación finlandesa en nuestro país?

Ante todo quiero decir que la base de la educación finlandesa, especialmente en este Centro Tiimi Akatemia es el aprendizaje colaborativo y el emprendedorismo. Dentro de mi trabajo como asesora para el Gobierno de la Ciudad organizo talleres para docentes y directivos, en los cuales transmitimos este espíritu finlandés, cuyo primer principio es la confianza, en lo que el otro dice, ya sea alumno o maestro, y en lo que el otro puede desarrollar para mejorarse a sí mismo. En la Ciudad se está realizando una reforma educativa muy importante, dentro de la cual se está implementando el sistema finlandés en algunas escuelas marginales como por ejemplo en Villa Soldati. Son escuelas que están entre las elegidas para este proyecto de “Innovación pedagógica”. Se le solicitó a cada escuela elegir cualquier sistema que se estuviera aplicando en el mundo con buenos resultados, algunas eligieron el modelo de Artes de Boston, otras el modelo Vitra sueco y otras el modelo finlandés. Varios grupos viajaron a los distintos países para comprender el modelo elegido. Las explicaciones siempre eran con traducción simultánea.

Además de la confianza ¿qué otras ideas o conceptos encontrás interesantes en la educación finlandesa?

El cambio más radical es no atosigar en la escuela con órdenes. Hay que lograr ser un provocador de preguntas genuinas, más que un entregador de respuestas. Es un cambio fundamental para la escuela y para la vida. La gente está acostumbrada a pedir en lugar de buscar sus propios recursos. En Finlandia está el concepto de sisu que significa la fuerza para lograr aquello que quiero, a pesar de las dificultades. Ese fuerza es lo que necesitamos desarrollar en los estudiantes. Además otra cuestión muy importante es partir de la base de que todo chico puede aprender, no importa de qué nivel cultural venga. El docente debe ser vocacional, y no tiene que perder de vista que a la escuela se va a aprender.

¿Cómo ves a la educación mundial?

Los sistemas educativos en Argentina y el mundo están colapsados. Fundamentalmente el rol docente está cambiando muchísimo, ya que un docente no puede saber más que Internet. Y en ese sentido, el docente se convierte en un asesor coach para que el alumno busque información y no se asuste con el primer obstáculo. Luego tienen que aprender a filtrar lo que necesitan. Es muy importante enseñarles a cuestionarse las cosas. Volvemos a la práctica del diálogo, como en la Tiimi Akatemia. Volvemos a Sócrates.

Seguramente leíste una noticia sobre la propuesta en Finlandia de no enseñar a escribir en cursiva ¿qué opinión te merece?

Mirá, en Finlandia cada escuela tiene su autonomía. Acá la Currícula docente, ocupa páginas y páginas, pero allá es muy breve, debido a que dan lineamientos generales, solamente un marco para las escuelas, que además trasciende a los gobiernos particulares; y sobre esa base cada colegio implementa sus necesidades. En consecuencia, si en una escuela los medios tecnológicos son los predominantes, y la creatividad y trabajos manuales los ejercitan de otra manera, tendrán que justificar por qué les parece que no hace falta enseñar a escribir en cursiva y mostrar resultados buenos y visibles al respecto. Tengo mucha confianza en el compromiso con el cual se trabaja, las investigaciones que se hacen y su propia autocrítica. Así que esta posible experiencia piloto podría suceder sin ningún problema en Finlandia.

Veo que te sentís muy afín con la educación finlandesa ¿tenés amigos allá?

Yo amo a los finlandeses. Las personas hacen “viajes espirituales” a diferentes lugares del mundo pero el mío fue a Finlandia. Me siento muy cómoda allá. No tengo que pensar dos veces en qué quiso decir alguien cuando dijo algo, por eso me resulta muy fácil estar con los finlandeses y tengo muchos amigos en ese país. De hecho mis mejores amigos están allá.

¿Y cómo ves el futuro allá y acá?

Considero que la gente tiene que volverse en todas partes más sincera, directa, austera, simple, en el buen sentido de esta palabra. Y la intervención tiene que ser en las escuelas, para que los chicos puedan construir familias distintas, donde la humildad se oponga a la soberbia.

¡Gracias Natalia Ceruti por la entrevista!